jueves, 3 de septiembre de 2015

Somos nosotras las que seguimos repitiendo patrones que intentamos derribar

No intento reivindicarme pero empezar de cero siempre es bueno. 


Trabajo el tema de pornografía, no significa que haga pornografía, más bien me dedico a estudiar el "fenómeno" y últimamente me preocupa como es que las mujeres conciben y controlan su sexualidad, Sanyal en su libro Vulva (2009) menciona respecto a esto:

Mientras que los hombres tienen algo que pueden mostrar y realizar, nosotras tenemos algo que es considerado un no lugar, una no identidad y una carencia no solo física sino también lingüística y como consecuencia de esto social y cultural (Sanyal; 2009: 47).

Es verdad que las mujeres siempre hemos sido calladas respecto a la sexualidad, somos nosotras las que hablamos bajito del tema o mejor, ni lo hablamos, porque para que decir algo de lo que nos podamos arrepentir después

Tampoco se trata de odiar al género masculino porque no es culpa de ellos ni de nosotras que los hombres puedan hacer de la sexualidad una cuestión pública pues tiene que ver con toda una carga histórica, social y cultural que no vamos a mencionar aquí

Sin embargo ahora a partir de la tecnología (Internet específicamente) las mujeres somos capaces de conocer, disfrutar y modificar (por que no) nuestras practicas sexuales. 

Una chica a la que entreviste para un trabajo formal sobre el tema me dijo que: "la pornografía es una herramienta que puede servir para tener mejores relaciones personales y no sólo con las parejas sexuales sino a la relación entre mujer y mujer".

Al principio yo no entendía como es que la pornografía podía servir para mejorar las relaciones que tenemos entre mujeres, pero después de pensarlo por un rato llegue a la conclusión de que las mujeres somos extremadamente duras con nosotros mismas, en vez de tratarnos de una manera mas delicada y ponernos en los zapatos de la otra, la verdad es que nos destruimos. 

De repente me puse a pensar que cuando yo hablaba de sexualidad  y sobre todo de porno con otras chicas, inmediatamente pensaban que a mi me encantaba el sexo y hasta me preguntaron si era ninfómana, no me molesto por supuesto, yo entendía que mi trabajo era ese, investigar y hablar sobre el tema, sin embargo entendí que una mujer que demuestra que disfruta  su sexualidad es automáticamente catalogada como "zorra", "ligera de cascos", "fácil" y hasta "puta", sin embargo que una mujer disfrute su sexualidad no tiene que ver con el número de parejas sexuales que tiene.

Lo que me preocupa es que sea el género femenino el que se ponga el pie a sí mismo respecto a la sexualidad ¿Quienes son más duros a la hora de juzgar a una mujer por como vive su sexualidad, los hombres o las mujeres mismas?. 

La respuesta podría desconcertarnos y es que siendo extremadamente sincera yo también he juzgado a otra mujer por ser de "moral distraía" ahora que lo admito me siento un poco mal y me da vergüenza pero es la verdad.

¿Acaso los hombres se juzgan entre ellos por hablar de sexo o vivir y disfrutar su sexualidad? Que yo sepa no, creo que hasta se felicitan por ello (en realidad no sé esto con precisión), lo que sé es que tal vez por la permisividad social que tienen, vean la sexualidad de una forma más normal y menos moralina diferente por supuesto a las mujeres. Somos nosotras las que seguimos repitiendo patrones que intentamos derribar desde la revolución sexual. 

¿Cambiará algún día o seguiremos luchando contra una pared que nosotras mismas construimos? No lo sé y por lo experiencia en el tema dudo mucho que eso suceda porque pocas veces nos damos cuenta de cuando juzgamos, además que la educación tanto familiar como institucional que nos dan no nos sirve de mucho para modificar esta forma de pensar.

No hay comentarios: